On the website Treatment methods of erectile dysfunction full Specifications how to take these tablets. Be sure to check before use.

Je l'ai acheté le médicament cialis prix deux ou trois fois, l'effet est des pilules superbes, je ne ne nous a pas déçus même si je suis au dernier étage sur la pilule. Männer werden empfohlen, für mindestens 30 Minuten für den angeblichen Geschlechtsverkehr durchschnittliche Rendite von cialis 20mg zu verwenden.

Microsoft word - sheila blasco tesis de grado.docx

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE GUAYANA ESPECIALIZACIÓN EN SALUD OCUPACIONAL MENCIÓN MEDICINA DEL TRABAJO PREVALENCIA DE DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN TRABAJADORES DE TALADROS PETROLEROS ANACO EDO. ANZOATEGUI Trabajo Especial de Grado para optar a la Especialización en Salud Ocupacional mención Medicina del Trabajo. Autor: Sheila P. Blasco Aguilera Tutor: Dra. YoilrmaVaccaro Campos Ciudad Guayana, 11 de Julio del 2012 A Dios, padre bondadoso y fiel que siempre esta ahí a mi lado, que cuando no veo sus huellas es porque me lleva en sus brazos abriendo mis caminos para ser mejor cada día amando y respetando a mi prójimo y gracias le doy una vez más por esta segunda oportunidad (7/3/96) que me permitió reconocer la bondad, el amor , y la verdadera amistad de los que me rodean en especial de mis padres, padrinos, madrinas, tías tíos, primas, comadres, ahijadas, compañeros de estudio y amigos. Gracias le doy por la sabiduría y habilidades que les dio a mi Neurocirujano Dr. Ávila Ángel, y mi Semiólogo Intensivista Dr. Ángel Granado quienes me permitieron con sus enseñanza y habilidades alcanzar esta nueva meta como lo es mi Especialización en Medicina Ocupacional por lo que siempre estarán en mi corazón. Así mismo con igual sinceridad y cariño le dedico este trabajo a mi querida Abuela Eloísa Aguilera y Madrina Eladia Aguilera que sé que desde el cielo siempre me cuidan con todo su amor porque eso fue lo que ellas me dieron su amor inmenso y confianza en mi Bendición!. A mis padres María del Carmen Aguilera y Miguel Blasco que siempre me enseñaron a trabajar por mis metas, a levantarme de las caídas siempre con más energía para llegar a ella y hoy gracias a su amor y enseñanzas aquí estoy alcanzando una meta más. A mi madrina Lía Josefina de Nessi quien con su cariño y enseñanzas siempre estuvo ahí dándome su fortaleza como estimulo para alcanzar mis metas GRACIAS ITA! A mis padrinos Alba y Edgardo que con su cariño abrieron sus brazos y me acogieron como una hija más….! A mis tìas Nancy, Morabia, y Noraida, a mis Tìos Arturo, Carlos, Oscar y Alfredo, así como a mi prima Yetlanesi que siempre con su cariño me estimularon a alcanzar mis metas. A mi esposo AaronManeiro quien con su amor, paciencia y cariño supo apoyarme e inspirarme para alcanzar y culminar mi postgrado; así como a mis suegros Maritza Chiramo y Hamilton Maneiro que siempre me apoyaron con sus oraciones. A Homero Gutiérrez mi padrastro que con el amor que le tiene a mi madre me dió muchas enseñanzas así como su cariño. A mi prima Gloria Neda quien desde un principio fue mi modelo al conocer la medicina y que con el cuido, cariño y respeto por su tìo Miguel me apoyó en esta meta GRACIAS! A la Familia Perales de Cantaura por acompañarme siempre con cariño y respeto en las buenas y malas. A Ivon Rodríguez quien ha sido como mi Ángel de la guardia con su sabiduría tratando de iluminarme el buen camino siempre….! A Gladys Hurtado quien me adoptó como una hija más y así siempre con sus palabras y sabiduría me apoyó en las buenas y malas….! A la Dra. YolirmaVaccaro quien con sus consejos me enseñó a enfrentar los problemas de forma positiva aprendiendo lo bueno de cada uno ayudándome a confiar más en mí. "Si puedes imaginarlo, puede ser tu meta Si puedes soñarlo, puede llegar a serlo." William Arthur Ward. Durante la realización de este estudio se hizo un hallazgo, determinante para su desarrollo, como fue encontrar personas siempre dispuestas a la orientación, colaboración y estímulos conjugados en un equipo multidisciplinario abierto a la enseñanza y a la amistad, por medio del respeto y la disciplina; por lo que tengo el orgullo y el honor de agradecerle a las siguientes personas; sin cuya ayuda este trabajo no se hubiera podido llevar a cabo; como mi tutora la Dra. YolirmaVaccaro. Mención especial a PDVSA GAS ANACO, CNPC, PDVSA Servicios ANACO y Clinica Industrial PDVSA gas Anaco, en las personas de la Dra. Marieli Camejo, el Dr. Carlos Hernández, las enfermeras Sobeida, Mirla, Roxana así como a los Analistas de SIAHO Heidi Zamora y Ronniel los cuales siempre fueron receptivos y facilitaron la ayuda necesaria para la realización de este estudio. A los trabajadores de taladros petroleros que prestaron su colaboración respondiendo la encuesta del investigador. A las Dras. IsneliaGonzalez, Ruth Azuaje, Nereida Farfan y Lic. AndryMarin por su apoyo y estimulo. A mi amiga JazminHarrys por su asesoría y energías positivas para culminar esta investigación. ¡ Dios los bendiga ¡ REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
UNIVERSIDAD EXPERIMENTAL DE GUAYANA
ESPECIALIZACIÓN EN SALUD OCUPACIONAL
MENCIÓN: MEDICINA DEL TRABAJO
DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN TRABAJADORES DE TALADROS
PETROLEROS . ANACO, ESTADO ANZOATEGUI 2010

Autor: Sheila P. Blasco Aguilera
Tutor: Dra. YolirmaVaccaro Campos
Año: Febrero-Marzo 2010

La disfunción eréctil (DE) afecta la calidad de vida de muchos hombres y la de sus parejas. Esta investigación determinó la prevalencia de DE en trabajadores de taladros petroleros, en un estudio de campo, descriptivo, de carácter observacional, prospectivo y transversal. Se aplicó la encuesta basada en el índice Internacional de Función Eréctil, se tomaron al azar como muestra, según modelo matemático de población finita para una confiabilidad del 95% y un error de muestreo +/- 3%, 241 trabajadores de taladros petroleros que correspondieron a la visita de 07 taladros. El 44% de los trabajadores presentó DE con un 20% de DE moderada, 18% DE leve y 6% DE severa. El grupo etario que prevaleció fue de 30-34 años, presentando 14% DE de los cuales el 1% presentó DE severa, 8% DE moderada, 5% DE leve, observándose que el grupo etario que presentó mayor porcentaje de DE severa representado por el 3% es el de 50-54 años; el estado civil que prevaleció fue el casado con el 43% y fue el estado civil con mayor porcentaje de DE severa representado por el 3%, así mismo el estado civil que predominó sin DE fue el concubino con 25%. La ocupación que predominó fue la de obrero de taladro con el 33%, de los cuales el 23% presentó algún grado de DE, y tanto los obrero como el perforador presentaron el 2% de DE severa; el 8% de los que consumieron taladafil , presentó DE moderada, el 4% de los que consumieron taladafil presentaron DE severa, mientras que el el 60% que no consume medicamentos se registra un 44% sin DE, pero el 10% en éste mismo renglón si presenta DE leve, 5% DE moderada y 1% DE severa. La función eréctil es parte de la salud del hombre porque su disfunción lo afecta de manera integral (bio-psico-social) lo que produce un hombre enfermo que será poco productivo bio-psico-socialmente; por lo que debemos tratar la disfunción eréctil de forma integral y como predictivo de otras enfermedades. Palabras claves: -Disfunción eréctil –Disfunción sexual. La disfunción eréctil (DE), definida como la incapacidad persistente de obtener y mantener una erección suficiente para una función sexual satisfactoria, es una condición común entre hombres en todo el mundo. A pesar de no ser una amenaza a la vida, ese desorden no debe ser considerado benigno, ya que puede afectar negativamente las relaciones interpersonales y comprometer el bienestar y la calidad de vida de hombres y mujeres. La prevalencia de DE varía desde el 7% en hombres entre 18 y 29 años a 85% en los hombres entre los 76 y 85 años de edad. En Venezuela, Ecuador y Colombia la tasa global de DE es de 53.4% entre hombres con 40 años o más ( Jackson, 2005). La introducción del Sildenafil (Viagra) en 1998 ha marcado un hito revolucionario a lo largo de la historia del tratamiento de la disfunción eréctil con la atención que la prensa ha dedicado a Viagra ha logrado no solo que la población se familiarice con este nombre, sino también que el público se haga consciente del problema de la disfunción eréctil, agregándose la automedicación antes de buscar ayuda calificada. Esto ha motivado el presente estudio, ya que se tiene conocimiento de que los trabajadores de taladros petroleros se automedican con medicamentos erectogénicos como (Viagra, Cialis y otros), surge la preocupación por determinar la prevalencia de disfunción eréctil entre los trabajadores de taladros petroleros de la Compañía Nacional Petrolera China ( C.N.P.C.) L.T.D. Servicios de Venezuela en Anaco Edo. Anzoátegui. Esta Compañía cuenta con 12 taladros petroleros en Anaco, y se caracteriza actualmente por ser la compañía petrolera con más taladros petroleros. El trabajo de investigación para su completo desarrollo, está redactado en capítulos, enumerados del 1 al 4 donde se plantean el problema, los objetivos y limitaciones del estudio (Capítulo I ), marco teórico (Capítulo II ), marco metodológico (CapítuloIII), conclusiones y recomendaciones (Capitulo IV)), anexos y referencias bibliográfica. CAPITULO I
PROBLEMA
CAPÍTULO I
EL PROBLEMA
En el presente capítulo se expone el planteamiento del problema, los objetivos de la investigación y la justificación. 1.1 Planteamiento del Problema.
Se estima que más de 30 millones de hombres presentan disfunción eréctil DE y ha sido descrita como un importante problema de Salud Pública en los Estados Unidos por un Panel de Consenso de los Institutos Nacionales de Salud en todo el mundo, se estima que la DE afecta a más de 150 millones de hombres y se espera que este número exceda los 300 millones de hombres para el año 2025. La prevalencia de DE varía desde el 7% en hombres entre 18 y 29 años a 85% en hombres entre los 76 y 85 años de edad; en España según el estudio EDEM (Martin, Sánchez, Sáenz, Rodriguez Jiménez, y Burgos,2001) se ha visto que el 12% de los hombres de 25 a 70 años presentan DE; en Venezuela, Ecuador y Colombia aproximadamente el 40% de los hombres mayores de 40 años reportaron disfunción eréctil moderada a completa y el 34% reportaron disfunción eréctil mínima. Como se observa según los estudios realizados la disfunción eréctil es la disfunción sexual más frecuente. (Jackson, 2005). En un estudio llevado a cabo en Alemania realizado a hombres y mujeres de 20 a 65 años se muestra que la disfunción eréctil afecta de forma negativa el trabajo diario de las personas. La mitad de los hombres consultados reconocieron que tras un problema de erección necesitaban de una a tres horas para volver a motivarse y concentrarse en el trabajo. Por su parte las mujeres admitieron perder alrededor de una hora al día en pensar lo que les pasa a sus parejas [ BayerHealthCare Logo]. En estudios venezolanos se ha encontrado a menudo parejas, cuyas disfunciones sexuales les ocasionan problemas interpersonales, los cuales dan origen a discordias marítales, inclusive separación y divorcio, es decir, disfunción familiar. La inversa también es común. Es así como el consumo de medicamentos erectogénicos como Sildenafil por automedicación de los trabajadores de taladros petroleros motiva a investigar ¿Cómo es la función eréctil entre estos trabajadores? Determinando la prevalencia de disfunción eréctil. A través de este planteamiento, se pretende dar respuesta a las siguientes interrogantes de ¿Cual es la situación actual de prevalencia de disfunción eréctil en los trabajadores de taladros ¿Que tipo de medicamento erectogénico utilizan más frecuentemente? ¿Existen factores asociados de hipertensión arterial, hiperlipidemia, diabetes, depresión entre los trabajadores de taladros petroleros que presentan disfunción eréctil? 1.2 Objetivos de la Investigación.
1.2.1 Objetivo General.
Determinar la prevalencia de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros de la Compañía Nacional Petrolera de China (C.N.P.C.) L.T.D. Servicios de Venezuela en Anaco Edo . Anzoátegui mediante el Índice Internacional de Función Eréctil. 1.2.2 Objetivos Específicos.
Establecer la prevalencia de la Disfunción eréctil en los trabajadores de taladros petroleros. Identificar cual es el medicamento erectógeno que más frecuentemente utiliza el grupo en Identificar los factores asociados con disfunción eréctil. 1.3 Justificación.
Para la mayoría de los hombres de casi todas las colectividades sociales, la suficiencia sexual se considera como un patrón con el que se mide la idoneidad del individuo como persona. Quien " no da la talla " en el plano sexual a menudo se siente avergonzado, aturdido o deprimido ante la situación, que considera que pone entredicho su virilidad y con los avances actuales en las terapias erectogénicas como los medicamentos erectogénicos el hombre busca automedicarse sin buscar las causas reales de su fallo sexual por lo cual no busca ayuda calificada desde el inicio de la disfunción sexual; es así como al conocer sobre el consumo de medicamentos erectogénicosautomedicados entre los trabajadores de taladros petroleros, se plantea realizar el presente estudio, por cuanto se podrá determinar la prevalencia de disfunción eréctil entre los trabajadores de taladros petroleros de la Compañía Nacional Petrolera de China (C.N.P.C.) L.T.D. servicios de Venezuela en Anaco Estado Anzoátegui en 2010; permitiendo que el individuo identifique su problema de salud sexual y busque ayuda calificada, beneficiando a la comunidad, familia y pareja porque cuando el individuo busque ayuda calificada (Sexologo-Urologo-Psiquiatra) mejorará su salud sexual y por ende sus relaciones interpersonales; así como mejorará su productividad laboral al tener la empresa un trabajador satisfecho; además la comunidad científico-médica contará con nuevas estadísticas e interrogantes que responder. 1.4 Limitaciones:

Para llevar a cabo la investigación se preveen los siguientes obstáculos:
Horario de trabajo de los trabajadores ya que son tres turnos de 8horas (7am-3pm/ 3pm-11pm / 11pm a 7am) rotatorios cada 6días en cada taladro lo que limita la evaluación a un taladro Situación de riesgo en el taladro al momento de ir a visitarlo que impida la entrada del investigador por medidas de seguridad. Ganar la confianza e interés del trabajador durante la charla previa al cuestionario para que lo responda con sinceridad y sin tabú. CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO
CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO
Este capítulo comprende el soporte teórico de la investigación, conformado por los antecedentes del problema y las bases teóricas. ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN
Kinsey, en 1948, en un estudio de 12000 varones, encontró que la prevalencia de impotencia se incrementa al aumentar la edad, desde menos del 1% a los 19 años hasta un 25% a los 75 años. El estudio clásico sobre disfunción eréctil ha sido el Massachussettsmaleagingstudy, realizado con 1990 varones entre 40 y 70 años la prevalencia de disfunción eréctil de cualquier grado era del 52%.(Saenz de Tejada et al, 1997). Laumann en 1999 informó un riesgo relativo tres veces mayor de padecer disfunción eréctil entre los hombres de 50 y 59 años, en comparación con hombres de 18 y 29 años. Morley JE. en 1988, documentó una prevalencia de 25, 55 y 65 % para los hombres de 65, 75 y 80 años respectivamente. En el primer estudio étnico para calcular la incidencia de la DE en los Estados Unidos en hombres de 40 años o más, se entrevistaron 676 hispanos, 901 anglosajones y 596 Afro- americanos, las cifras de incidencia son parecidas para los tres grupos: el 20% de los hispanos, el 22% de los anglosajones y el 24% de los afroamericanos. El estudio también señaló una asociación positiva entre la disfunción eréctil y las enfermedades cardiovasculares (incluyendo a la hipertensión y la cardiopatía isquémica) y la diabetes. Entre los hispanos con enfermedades cardiovasculares, el porcentaje que reportó que "a veces o nunca" podía lograr y mantener una erección aumentó el 35%. El 43% de los hispanos con diabetes padecía de manera similar de disfunción eréctil. ( Taller disfunción eréctil XXI Congreso SemFyc, 2001) El estudio de epidemiología de la disfunción eréctil masculina (EDEM) realizado por la Asociación española de urología, revela que sólo dos de cada diez españoles con disfunción eréctil consulta a su médico por el problema. El 75% de los pacientes sigue considerando la disfunción eréctil como algo normal relacionado con la edad. Se realizó en 2476 varones españoles, de entre 25 y 70 años de edad, encontrándose algún grado de DE en el 12.1% (Mínima: 5,2%, moderada: 5% y grave: 1,9%) de lo que se puede extrapolar, según el censo de población masculina española, una prevalencia estimada de DE en España de 1,500,000 a 2.000.000 de varones. El 17.7% de los varones entre 40 – 70 años padecen DE, una cifra considerablemente inferior a la detectada en el Massachussettsmaleagingstudy (MMAS). (Taller disfunción eréctil. XXI Congreso SemFyc, 2001). Parazzini informó una prevalencia del 12.8% de disfunción eréctil en mayores de 18 años. (Parazzini F. et al, 2000). La disfunción eréctil en jóvenes tiene una alta relación con la ausencia de una pareja sexual estable.(Ventegodt S. 1998) Existe poca información sobre la prevalencia de Disfunción eréctil en México, dentro de la escasa información existente, se puede mencionar el estudio de Ugarte, quien informa que en hombres mayores de 40 años es del 55%, con una tendencia a incrementarse con la edad. La disfunción eréctil en hombres jóvenes ha sido poco documentada en la literatura internacional. En México, el único antecedente acerca de la prevalencia de este padecimiento en hombres menores de 40 años es el estudio de Barroso Javier y col quienes concluyeron que este problema es producto de una amplia variedad de condiciones. La prevalencia en este grupo de edad es importante, el 9.7% presentó algún grado de DE, predominó ampliamente la DE leve. Las alteraciones en la eyaculación se observaron en el 19.8% de este grupo. ( Ugarte y Romano F, Barroso-Aguirre 2001) En 1998, se realizó un estudio sobre disfunción eréctil en el Norte de Sudamérica, en Colombia, Venezuela y Ecuador, encontrando que el 53.4% de los pacientes presentaban algún grado de disfunción eréctil, 33% de los casos fueron catalogados como leves, 16% como moderados y 4% como severos o con disfunción eréctil completa.(Morillo L. 1999). Se estima que la disfunción eréctil afecta a por lo menos 4 millones de hombres en Colombia y es causa de problemas maritales y emocionales. Según Brenot, 1995 la más antigua de todas las historias de amor es una leyenda Sumeria (5000 años A.C ) que trata sobre dioses, incesto e impotencia o disfunción eréctil (DE) : la historia de tammuz e Innini. Hamurabi, fundador del imperio Babilónico, en su famoso código legal menciona los derechos y obligaciones de los miembros de un matrimonio. De la mujer dice que podía ser legalmente separada del marido si este fallaba en sus obligaciones conyugales dejándola sexualmente insatisfecha, describiendo la impotencia sexual del esposo como una de las causas puntuales (O. Mazza, 1997). La primera descripción de la disfunción eréctil se encontró en un papiro Egipcio de aproximadamente 200 años antes de Cristo. Se describieron dos tipos de Disfunción:- Impotencia natural en la cual el hombre era incapaz de culminar el acto sexual. - Impotencia sobrenatural, como resultado del demonio y brujería. Hipócrates describió la impotencia masculina en pacientes ricos de la ciudad y concluyó que la causa era el exceso de montar a caballo. A los pobres no les afectaba, pues ellos viajaban a Aristóteles dijo que los nervios del pene llevaban espíritu y energía para la erección y que ésta era debida a insuflación del aire. Su teoría fue bien aceptada hasta que en 1505, Leonardo da Vinci notó una gran cantidad de sangre en el pene erecto de un hombre ahorcado. Sin embargo, sus escritos fueron mantenidos en secreto hasta inicios del siglo XX ( Taller disfunción eréctil. XXI Congreso SemFyc, 2001). Con anterioridad se le denominaba "impotencia", en la actualidad se considera que "disfunción eréctil" es el término más adecuado debido a las connotaciones negativas ( mito de que en alguna forma carecen de virilidad. o de potencia) que algunas personas adjudican a la palabra "impotencia". Impotencia es un término poco preciso que utiliza el público en general y la comunidad médica para describir diversos problemas de la función sexual masculina: libido, erección peneana, eyaculación u orgasmo. Los términos derivados que se utilizan en latín son más explícitos: impotentiaerigendisignifica incapacidad de conseguir una erección del pene, impotentiacoeundihace referencia a la incapacidad del varón de completar el acto sexual e impotentiagenerandisignifica incapacidad para la reproducción.(Kaiser, Fran E. 1996 ) En diciembre de 1993 se celebró el primer congreso de consenso sobre la impotencia de los NationalInstitutes of Health. Los participantes eran urólogos, endocrinólogos, psicólogos, psiquiatras, geriatras y epidemiólogos. Aquí se recomendó la adopción de un término más preciso, disfunción eréctil, para hacer referencia a la incapacidad de alcanzar o mantener una erección con unarigidez y duración suficiente para permitir una función sexualsatisfactoria. ( Broderick Gregory A 1996). La impotencia sexual o disfunción eréctil es el tipo más común de alteración sexual en el varón. Este padecimiento, que acompaña al hombre hasta donde los testimonios históricos permiten detectarlos, afecta su masculinidad y sus afectos; no solo la función sexual se ve alterada, sino que ésta involucra también su vida de relación, modificándola en algún grado y generando conductas depresivas o agresivas. ANATOMIA
El pene es el órgano de la copulación en el hombre. Se inserta por encima de las bolsas y por delante de la sínfisis pubiana. Su forma y dirección varían según esté en estado de flaccidez o de erección. En estado de flaccidez tiene la forma de un cilindro aplanado de delante atrás y pendiente por delante de las bolsas. En estado de erección, el pene aumenta de volumen, se pone rígido y se levanta por delante del abdomen. Toma la forma de un prisma triangular cuyos bordes son redondeados. De los tres bordes, dos bordes son laterales y corresponden a los cuerpos cavernosos, el tercero anterior, tiene una forma semi-cilíndrica, determinada por el cuerpo esponjoso y la uretra que están por debajo. El pene termina por delante por un abultamiento conoideo, llamado glande, el cual está perforado en su extremidad anterior o vértice por el meato urinario. Su borde saliente, llamada corona, está cortada oblicuamente a expensas de la cara inferior del glande, está en relieve sobre el cuerpo del pene, del cual le separa el surco balano prepucial. Este surco se prolonga en la cara inferior del glande, hasta el meato urinario, en forma de dos canales, separados en la línea media por un pliegue cutáneo, llamado frenillo. Alrededor del surco balano-prepucial, los tegumentos del pene forman un pliegue anular, que recibe el nombre de prepucio. La extremidad posterior del pene recibe el nombre de raíz. Las dimensiones del pene están sujetas a numerosas variaciones individuales. Está constituido por: - Los órganos eréctiles, que son los cuerpos cavernosos, el cuerpo esponjoso y el glande. Los cuerpos cavernosos son dos y se extienden de las ramas isquio-pubianas hasta el glande. Están unidas por la línea media, se introducen en la base del glande y se afilan bruscamente, aplanándose de arriba abajo. Después su tabique medio se continúa en el glande por una lámina fibrosa horizontal, suprauretral, cuya cara inferior, excavada en canal recibe el conducto de la uretra. El cuerpo esponjoso es un órgano eréctil que envuelve la uretra anterior en toda su longitud. Se introduce por arriba en el canal longitudinal inferior que forman, al adosarse, los cuerpos cavernosos. La extremidad posterior está abultada y recibe el nombre de bulbo. Los órganos eréctiles están rodeados por cuatro túnicas, que son de la superficie a la profundidad, la piel, el dartospeniano, una capa celular y una envoltura fibro-elástica. La piel en su cara inferior presenta un rafe medio en continuidad con el de las bolsas. El dartospeniano o músculo peripeniano es una capa de fibras musculares lisas que reviste la cara profunda de la piel, por detrás se continúa con el dartos de las bolsas, la mayor parte de sus fibras son circulares, otras son longitudinales. La capa celular contiene las ramificaciones vasculares y nerviosas superficiales del pene. La envoltura fibroelástica, llamada fascia penis envuelve directamente los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso. Contiene los vasos profundos del pene y los nervios dorsales, así como las ramificaciones de estos vasos y estos nervios que corren por la superficie de los órganos eréctiles. Esta vaina fibrosa termina por delante, confundiéndose con la albugínea de los cuerpos y del cuerpo esponjoso. Está irrigado por arterias superficiales y profundas. Las art. Superficiales están destinadas a las envolturas, proceden de las pudendas externas y de la perineal superficial, que caminan por la capa celular. Algunas ramificaciones finas vienen de las arterias dorsales del pene. Las art. Profundas están destinadas a los órganos eréctiles y a la uretra esponjosa, todas proceden de la art. Pudenda interna, son: - las arterias cavernosas para los cuerpos cavernosos.- las arterias bulbares y uretrales para el bulbo, la uretra y el cuerpo esponjoso.- Las art. Dorsales del pene, dan ramos a los cuerpos cavernosos, al cuerpo esponjoso y al glande. Las venas superficiales terminan en la vena dorsal superficial que a su vez termina en la vena safena interna. Las venas profundas desembocan en la vena dorsal profunda la cual termina en el plexo de Santorini. Los vasos linfáticos superficiales o de los tegumentos del pene desembocan en troncos colectores que acompañan a la vena dorsal superficial y terminan en los ganglios inguinales del grupo súpero-interno. Los vasos linfáticos del glande, la uretra peneana, del cuerpo esponjoso y de los cuerpos cavernosos terminan en colectores que van a lo largo de la vena dorsal profunda. Unos terminan en los ganglios inguinales superficiales y profundos. Otros atraviesan el conducto crural o el conducto inguinal y terminan en los ganglios ilíacos externos retrocrurales. Los nervios proceden de la rama genital del génito-crural, del nervio dorsal del pene y del ramo perineal superficial. La inervación simpática la dan los nervios cavernosos, que vienen del plexo hipogástrico. (Rouvier, H. 1989) FISIOLOGIA NORMAL DE LA ERECCION
El pene durante la erección actúa como un reservorio, acumulando sangre bajo presión. Las arterias helicinas rama de la arteria cavernosa, son las arterias de referencia, que modulan el paso de sangre hacia el espacio trabecular. Cuando están contraídas, hay poco paso de sangre y por lo tanto el pene está en estado de flacidez y su dilatación permite la transmisión de la presión arterial sistemática al cuerpo cavernoso que junto con la relajación subsecuente del músculo liso trabecular causa la expansión del espacio trabecular y el consecuente atrapamiento de sangre por la que drenan el cavernoso y por ende una erección. La dilatación de las arterias peneanas quizás sea el primer paso en la cascada de eventos que conducen a una El principal mediador de la relajación y consecuente dilatación de estas arterias parece ser un neurotransmisor no adrenérgico –no colinérgico (NANC) que de acuerdo a estudios de Sáenz de tejada, es bloqueada por inhibidores de la óxido nítrico sintetasa y de la guanilatociclasa, hecho que sugiere que este neurotransmisor es una sustancia semejante al Oxido Nítrico (ON) y cuyo segundo mensajero es el GMP cíclico, que es de hecho el mediador directo de los cambios que producen la erección . El GMP cíclico es catabolizado por una enzima llamada fosfodiesterasa tipo 5, lo que causa la reversión de los cambios y la finalización de la erección. Mecanismos dependientes del endotelio
Factor relajador dependiente del endotelio (Óxido Nítrico) causa relajación del músculo liso a través de un mecanismo paracrino, estimula a la guanilatociclasa con la consecuente acumulación de GMP cíclico, el cual causa relajación muscular. Endotelina: parece ser la encargada de mantener al pene en estado de flaccidez causando una contracción mantenida del músculo liso vascular y trabecular. Prostanglandinas: la PGE es la única prostaglandina que parece tener un efecto relajador en el músculo liso trabecular. En el sujeto normal se producen de 3 a 5 episodios de erecciones durante el sueño, con una duración de 20 a 40 minutos cada uno, en la fase del sueño de movimientos oculares rápidos, que exponen el tejido cavernoso a concentraciones altas de oxigeno durante 1 a 3.5 horas cada noche. (Ugarte y Romano F, Flores Machado1999) ETIOPATOGENIA DE LA DISFUNCION ERECTIL
Hasta hace algunos años la impotencia se consideraba de causa psicológica en más del 80% de los casos. Actualmente existen test diagnósticos que nos indican la existencia de causas orgánicas responsables de la disfunción eréctil. Las estimaciones recientes del número de varones de Estados Unidos que sufren una disfunción eréctil completa son de entre 10 y 20 millones. Cuando se incluye en el recuento a los individuos con una disfunción eréctil parcial, las estimaciones pasan a un total de 30 millones. La mayoría de estos varones tienen 65 años o más. El tiempo total de tumescencia durante el sueño alcanza un máximo a la edad de la pubertad, en la que la erección puede darse en hasta un 20% del total de tiempo de sueño. En la segunda década de la vida , la duración media de una erección nocturna es de 38 minutos. En el varón adulto, la duración media es de 27 minutos. De igual forma, la rigidez de los episodios de erección nocturna disminuye con la edad. La proporción de disfunciones sexuales masculinas orgánicas respecto a las psicológicas sea directamente proporcional a la edad, de tal manera que un 70% de los varones de menos de 35 años de edad presentan una causa psicógena, mientras que un 85% de los de más de 50 años tienen una disfunción eréctil orgánica. La frecuencia del coito varía también de forma similar con la edad, de tal manera que un 75% de los varones que se encuentran en la séptima década de la vida refieren un coito una vez al mes, mientras realizan un coito semanal un 37% de los pacientes de 61 a 65 años y un 28% de los que tienen de 66 a 71 años. La frecuencia del coito descrita por los propios pacientes y la respuesta a los estímulos eróticos presentan una disminución relacionada con la edad que se corresponde con modificaciones de la sensibilidad peneana, respuesta a la isquemia del pene y potenciales evocados somato-sensitivos. ( Broderick Gregory A.1996 ) La disfunción eréctil es una enfermedad edad-dependiente. En el estudio Kinsey la prevalencia de impotencia era menor del 1% a los 19 años, 3% en menores de 40 años, 6.7% entre 45-55 años y 25% a los 75 años. En determinados grupos de riesgo, tales como en diabéticos la prevalencia de impotencia es relativamente alta (35-50%). (Sáenz de Tejada et al, 1997) Bretschneider y McCoy observaron que un 63% de los varones de 80 a 102 años de edad eran sexualmente activos. En este estudio se indicaba que un 83% de los hombres referían acciones de tacto y caricias, sin acto sexual, y un 72% de los hombres utilizaban la masturbación. (Kaiser, Fran E. 1996) En el MMAS (Massachusetts MaleAgingStudy) la prevalencia de impotencia de cualquier grado se incrementa conforme aumenta la edad. Así, al pasar de 40 a 70 años la probabilidad de padecer impotencia completa se triplica desde el 5 al 15 %, mientras que la probabilidad de sufrir impotencia moderada se duplica desde el 17 al 34%. En el mismo rango de edad la posibilidad de no presentar impotencia desciende desde el 60% al 33%. En el estudio Baltimore Longitudinal Study of Aging, Morley refiere impotencia en el 8% de los varones de 55 años, y en edades de 65, 75 y 80 años la prevalencia de impotencia aumenta hasta el 25%, 50% y 75% respectivamente. ( Sáenz de Tejada et al, 1997) Modificaciones fisiológicas propias de la edad
El ciclo de la respuesta sexual humana definida por Masters y Johnson sufre modificaciones evidentes con la edad. Durante la fase de excitación, la vasocongestión escrotal y la elevación testicular se reducen y la erección se retarda en el varón. La Fase de meseta es prolongada y se produce una disminución de la secreción preeyaculatoria. El orgasmo es de menor duración en los varones de edad avanzada, con una secreciones prostáticas y uretrales menos intensas, y la fuerza de la eyaculación es inferior. La resolución, da lugar a una pérdida más rápida de la vasocongestión. A pesar de estas modificaciones, la mayor parte de los individuos refieren una persistencia de la satisfacción y el placer sexual. Se ha descrito un aumento, disminución o mantenimiento invariable de la libido al avanzar la edad. Se ha considerado que la testosterona desempeñaba un papel importante en la libido. Se ha observado que la testosterona biodisponible (testosterona no ligada a globulina transportadora de hormonas sexuales) estaba relacionada con la frecuencia del deseo sexual pero no con la frecuencia del coito. La falta de testosterona da lugar a una disminución de la libido y a una cierta reducción de la capacidad eréctil en el varón, mientras que una reposición de testosterona a dosis altas aumenta la libido y las erecciones. Parece producirse realmente una "menopausia" masculina o "viropausia", con una notable disminución de la testosterona y la testosterona disponible, pero sin un aumento simultáneo de las concentraciones de hormona luteinizante. No se han establecido aún los mecanismos que subyacen en este hipogonadismo secundario o hipotálamo-hipofisario. Estas alteraciones hormonales pueden intervenir al menos en las modificaciones de la libido, pero también hay una influencia en la formación y mineralización del hueso, la masa muscular y el hematocrito, que se da así mismo con el hipogonadismo. ( Kaiser, Fran E. 1996) 2.- PATOLOGIA VASCULAR
La mayoría de los casos de impotencia están asociados con factores de riesgo vascular tales como: diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión y tabaquismo. Estos factores provocan un daño sobre el endotelio de los espacios lacunares, dificultando la relajación de los vasos sanguíneos y del músculo liso trabecular en hombres y animales de experimentación. 2.1.- HIPERTENSION ARTERIAL
Los pacientes con hipertensión arterial presentan una alta incidencia de disfunción eréctil. En estudios anatomo-patológicos del tejido eréctil de pacientes hipertensos, se ha podido observar un descenso del porcentaje de fibras musculares lisas y un aumento de fibrosis a nivel de los cuerpos cavernosos. (Saenz de Tejada et al, 1997) Leriche et al (2000) realizaron una encuesta con el objetivo de evaluar la prevalencia de problemas de la erección en pacientes diabéticos y/o hipertensos seguidos en consulta de medicina general, participaron 1800 médicos generales, incluyendo 7689 pacientes de los cuales 2377 eran diabéticos (31%), 3906 (51%) hipertensos y 1186 (15.4%) presentaban los dos factores de riesgo. La edad media fue de 58.9 años, 87.4% de pacientes declararon una relación de pareja estable de 6 meses. La prevalencia de problemas de la erección en los pacientes hipertensos fue 61%, de los diabéticos 67%, y en los mixtos 78%. (11) Grimm, Jr., y col (1997) concluyen que la incidencia de problemas de disfunción eréctil en pacientes tratados con drogas antihipertensivas como la Clortalidona tuvieron más alta incidencia de problemas eréctiles a los 24 meses de uso, fue más baja en el grupo tratado con doxazocina. En el caso de Acebutolol, Amlodipina y Enalapril fue similar al placebo. En muchos casos la disfunción eréctil no requirió cesar el medicamento. Concluyen que la incidencia de problemas de enfermedad sistémica es la responsable del problema, en lugar de la terapia antihipertensiva. (Grim, Jr., y col. 1997) En el Massachussettsmaleagingstudy (MMAS), los pacientes con hipertensión (HTA), que reciben tratamiento y que además son fumadores, tienen un 20% de probabilidad de padecer impotencia completa. (Sáenz de Tejada et al, 1997) Oaks y Moyer publican un 8-10% de impotencia en pacientes hipertensos no tratados en el momento del diagnóstico. En pacientes con HTA crónica, el incremento de la tensión arterial (TA) sistólica permite un adecuado flujo sanguíneo a través de una arteria pudenda estenótica. Cuando este paciente recibe un tratamiento hipertensivo y disminuye su TA sistólica, el flujo por la arteria pudenda puede ser inadecuado y causar impotencia. Muellers y col. en 472 pacientes evaluados por impotencia, encuentran que un 24,8% padecen hipertensión. Los pacientes con medicación antihipertensiva presentaban una peor respuesta arterial a la papaverina que los pacientes sin La mejor respuesta vascular a la inyección de papaverina se encontró en pacientes que tomaban una combinación de b-bloqueantes y vasodilatadores , mientras que la administración de tiazidas, solas o en combinaciones presentaban un efecto negativo sobre la función arterial. Para Mueller ciertas drogas hipotensoras no solo tienen un efecto sobre la presión sanguínea sino que también afectan a la complianza de las trabéculas sinusoidales, produciendo un fracaso del mecanismo corporoveno-oclusivo. Este efecto podría dañar la función eréctil tanto o más que los cambios arterioescleróticos del sistema vascular secundarios a la hipertensión. (Saenz de Tejada et al, 1997) 2.2.- ARTERIOESCLEROSIS – HIPERCOLESTEROLEMIA
La hipercolesterolemia en sí misma puede producir impotencia por lesión del endotelio de los espacios lacunares. Para lograr una buena erección se requiere de una adecuada dilatación de las arterias cavernosas, relajación del músculo liso trabecular de los espacios lacunares y activación del mecanismo córporo-veno oclusivo. La arterioesclerosis puede producir disfunción eréctil debido a la producción de lesiones arteriales obstructivas a nivel de arterias pudendas interna, peneana común y arterias cavernosas. Esta obstrucción arterial mantenida provoca una situación de isquemia crónica en el tejido cavernoso. El estado isquémico crónico de los cuerpos cavernosos puede poner en marcha un proceso con síntesis excesiva de colágeno y alteraciones fenotípicas del músculo trabecular. Produce fibrosis de los cuerpos cavernosos con pérdida de complianza del tejido trabecular y disfunción eréctil por fracaso córporo-veno-oclusivo. 2.3.- LESION DISPLASICA Y ESPASMO ARTERIAL
La displasia arterial es una rara enfermedad congénita que se detecta más frecuentemente en varones que refieren ausencia de erecciones adecuadas desde su juventud. El espasmo arterial es probablemente más común y puede aparecer a cualquier edad. Es debido fundamentalmente a ansiedad y a irritación local, como ocurre por ejemplo con la inyección intracavernosa de medios de contraste. 2.4.- FRACTURAS DE PELVIS
En muchas ocasiones la disfunción eréctil se debe a un factor vascular sin lesión neurológica, debido a una laceración o traumatismo de la arteria peneana común al fracturarse las ramas 3.- FARMACOS:
3.1.- ANTIHIPERTENSIVOS
Los pacientes con hipertensión y sobre todo aquellos tratados con medicamentos hipertensivos, tienen una prevalencia de disfunción eréctil superior a la de la población general. El mecanismo por el que medicamentos antihipertensivos causan impotencia no se conoce bien . Se considera que factores no específicos, relacionados con la disminución de la presión arterial y mecanismos específicos, relacionados con las propiedades farmacológicas de cada medicamento pueden intervenir. La disminución de la presión arterial disminuye la presión de perfusión transmitida a los espacios lacunares. Esto normalmente no afecta significativamente la rigidez peneana, pero cuando existe enfermedad arterial-oclusiva en el lecho hipogástrico-pudendo-cavernoso, la repercusión funcional puede ser importante y proporcionar al gradiente de presión a través de la estenosis arterial. Este mecanismo no explicará la disfunción eréctil en pacientes que no tienen enfermedad arterial oclusiva, ni por qué unos medicamentos se asocian más que otros a disfunción eréctil. Esto sugiere que las propiedades farmacológicas específicas de cada medicamento son importantes desde un punto de vista fisiopatológico. Weiss revisa los efectos de los agentes antihipertensivos sobre la función sexual y concluye que los fármacos que actúan a nivel central (metildopa y clonidina), los bloqueantes beta-adrenérgicos no selectivos y los diuréticos son los fármacos más frecuentemente asociados con alteraciones de la función sexual. En cambio, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueantes de los canales de calcio y los bloqueantes beta-adrenérgicos son los fármacos hipotensores que con menor frecuencia se asocian a impotencia. 3.1.1.- SIMPATICOLITICOS:
Alfa -metildopa, reserpina, guanetidina, clonidina El sistema adrenérgico puede ejercer un efecto inhibitorio sobre la función sexual. Así, clonidina, un agonista de los receptores alfa 2 adrenérgicos inhibe las erecciones y la actividad copulatoria en ratas. Yohimbina (bloqueante receptor alfa 2 adrenérgico) revierte los efectos de clonidina en ratas, si se administra sola aumenta la motivación sexual en ratas, sugiriendo que la actividad sexual puede ser inhibida Mediante el sistema nordrenérgico. Además clonidina provoca inhibición de centros hipotalámicos específicos y disminución del flujo simpático cerebral, ocasionando disfunción eréctil en el 4-41% de los casos. La alfa - metildopa puede provocar disfunción eréctil en el 20-30% al parecer por un efecto simpaticolítico central. La Guanetidina es un simpaticolítico que puede producir alteraciones de la eyaculación (40%) y disfunción eréctil (24%). 3.1.2.- Bloqueantes beta -adrenérgicos: Propanolol, pindolol, atenolol. Los fármacos bloqueantes beta -adrenérgicos pueden provocar descenso de la erección por mecanismos no bien conocidos. Al bloquear los receptores beta –adrenérgicos (dilatadores) pueden potenciarse la respuesta constrictora mediada por los receptores beta -adrenérgicos. Esto dificultaría la relajación del músculo liso del pene necesaria. Propranolol produce dificultad de la erección en el 13.8% y también puede ocasionar descenso de la líbido. - pindolol, atenolol y metoprolol pueden provocar disfunciones de la erección pero con menor incidencia que propranolol. Los agentes bloqueantes Beta-1 selectivos (Bisoprolol) son eficaces en el control de la tensión arterial con menos efectos sobre la función sexual. 3.1.3.- Diuréticos: Espironolactona, antialdosteránicos, tiazidas. Espironolactona se ha relacionados con disfunción eréctil en el 4 – 30% de los casos, atribuido a su efecto antiandrogénico e hiperprolactinémicos. Los diuréticos tiazídicos, medicamentos de uso muy frecuente en la hipertensión y con una alta incidencia de impotencia asociada, se desconoce el mecanismo por el cual se llega a la disfunción eréctil. 3.2.- PSICOTROPOS
El centro medial preóptico anterior (MPOA) es un importante centro de integración de la erección peneana. La estimulación eléctrica de esta área, en animales produce erección y lesiones a este nivel limitan la posibilidad de erección. En el centro MPOA se han identificado una gran variedad de neurotransmisores (dopamina, norepinefrina, y serotonina entre otros). Los receptores dopaminérgicos y adrenérgicos pueden promover la conducta sexual y receptores serotoninérgicos inhibirla. Existen diferentes neurotransmisores centrales que pueden influir sobre la función sexual. Así, en general, 5-hidroxitriptamina ejerce un efecto depresor sobre la motivación sexual. En cambio, la dopamina parece facilitar el comportamiento sexual masculino. La administración de L-Dopa (precursor de dopamina) aumenta las penetraciones y eyaculaciones en ratas machos. El sistema adrenérgico (norepinefrina) puede ejercer un efecto inhibitorio sobre la función sexual. Péptidos opiáceos endógenos y ácido gamma amino butírico (GABA) también parecen implicados como neurotransmisores inhibidores del comportamiento sexual. Un amplio espectro de neurotransmisores y receptores parecen influir en el comportamiento sexual masculino. Ciertos sistemas transmisores están influenciados por los niveles de hormonas sexuales. Esta diversidad de regulación neuroquímica contribuye a que la función sexual pueda ser afectada por gran cantidad de medicamentos y desórdenes neurológicos. Gran cantidad de tranquilizantes mayores o antipsicóticos, pueden disminuir la libido, y causar una disfunción eréctil y/o eyaculatoria. Los tranquilizantes mayores (fenotiazinas) pueden provocar disfunción sexual, mediante: sedación, acciones anticolinérgicas o efectos antidopaminérgicos a nivel central. La tioridazina, puede provocar alteración de la eyaculación en un 49% de los casos e insuficiencia eréctil en el 44%. El haloperidol puede provocar alteraciones de la erección y eyaculación dolorosa. Los antidepresivos tricíclicos pueden provocar disfunción eréctil debido a efectos centrales y periféricos. Tienen acciones sedantes, antihistamínicas, anticolinérgicas, y pueden inhibir la recaptación de norepinefrina y serotonina a nivel central. El antidepresivo que más a menudo produce efectos colaterales sexuales es clomipramina, que puede causar descenso de la erección, inhibición de la eyaculación y atenuación de la libido. La imipramina se asocia, en casos aislados, a disminución de la libido, impotencia, y deterioro de la eyaculación. Asimismo, la amitriptilina puede provocar fracaso de la erección y perturbación de la eyaculación. La trazodona es un antidepresivo no tricíclico, puede causar priapismo y eyaculación retrógrada. Ejerce un efecto inhibidor de los receptores alfa 1 adrenérgicos retardando la fase de detumescencia y alargando la erección. El carbonato de litio puede provocar depresión de la actividad dopaminérgica central y ocasionar un descenso de la libido y disfunción eréctil. Se ha descrito que el diazepán puede interferir con la libido y la eyaculación, pero no existen datos concluyentes. (Sáenz de Tejada et al, 1997) 3.4.- TOXICOS
3.4.1.- TABACO:
Jueneman y col. en un estudio experimental en perros, encuentran que el humo de los cigarrillos puede causar disfunción eréctil al provocar una inhibición de la relajación del músculo liso arterial y trabecular, lo cual conduce a un descenso del flujo arterial y a un fracaso del mecanismo corporo-veno-oclusivo durante la erección. Rosen y col. investigaron la relación entre consumo de cigarrillos y la presencia de arterioesclerosis a nivel del lecho arterial hipogástrico-pudendo-cavernoso, en pacientes referidos para arteriografía selectiva de las pudendas internas. Fumar estaba asociado estadísticamente con la presencia de cambios arterioesclerótico, independientemente de otros factores; calculándose que el riesgo relativo de desarrollar arterioesclerosis era de 1,31 por cada 10 años de haber fumado un paquete al día. Estos autores concluyeron que fumar contribuía al desarrollo de lesiones arterioescleróticas en las arterias pudenda interna y peneana común, en pacientes jóvenes y predisponía a padecer lesiones arterioescleróticas tempranas tras un traumatismo perineal. El tabaco ejerce un efecto nocivo para la erección actuando a varios niveles:Favorece la aparición de lesiones arterioescleróticas en arterias pudendas internas y cavernosas y altera la relajación del músculo liso arterial, disminuyendo el flujo arterial por arterias cavernosas y el aporte sanguíneo a los espacios lacunares.Dificulta la adecuada relajación del músculo liso de las trabéculas de los espacios lacunares, provocando un fracaso corporo-veno-oclusivo. En pacientes con factor de riesgo vascular, como hipertensos, diabéticos, etc., el tabaco ejerce un efecto sinérgico que agrava la disfunción eréctil. Los efectos nocivos del tabaco sobre la capacidad eréctil son más importantes en varones con alto grado de tabaquismo (más de 20 cigarrillos al día) y cuando el tabaquismo se asocia a otro factor de riesgo de arterioesclerosis, como diabetes o hipertensión arterial. En el Massachussettsmaleagingstudy (MMAS) se observó que los varones fumadores con tratamiento cardiológico presentaban impotencia completa el 56,4% frente el 21,3% de varones no fumadores con los mismos tratamientos cardiológicos. De la misma manera, la probabilidad de impotencia completa en varones con tratamiento hipotensor en fumadores se triplica, situándose en el 21% frente al 7,5% en no fumadores. Esto sugiere que el tabaco favorece la aparición de D.E. en pacientes con tratamiento hipotensor y en casos de cardiopatía debido a un efecto sinérgico con estos factores de riesgo vascular (hipertensión y arterioesclerosis). 3.4.2.- ALCOHOLISMO :
Master y Johnson, indicaron que el alcohol era la segunda causa más frecuente de impotencia en sus pacientes. Una ingestión excesiva de alcohol causa sedación central, deprime la libido y provoca impotencia transitoria. En la etapa aguda, el efecto sedante central suele superar al desinhibidor y la incidencia de impotencia en el alcoholismo agudo es de 8-54%. El alcoholismo crónico puede provocar: disfunción hepática, aumentar los niveles de estrógeno, disminuir la testosterona en sangre, neuropatía periférica y daño testicular. Estas alteraciones producidas por el alcohol pueden acompañarse de impotencia. 3.4.3.- DROGADICCION :
La marihuana, puede disminuir los niveles de testosterona y alterar la función eréctil. Cocaína y anfetaminas, aunque algunas personas les atribuyen un efecto afrodisíaco, cuando se toman de forma crónica pueden disminuir la libido y la erección. Las anfetaminas intensifican inicialmente el interés sexual y la sensación erótica, pero su abuso atenúa la libido y puede afectar a la eyaculación. El uso prolongado de narcóticos tales como metadona, heroína y codeína, ha sido relacionado con la aparición de disfunción eréctil y alteraciones de la eyaculación. El mecanismo subyacente a la disfunción tras el empleo de narcóticos es desconocido, aunque podrían actuar a nivel del sistema nervioso central o como neurotransmisores inhibidores del comportamiento sexual. ( Sáenz de Tejada et al, 1997) 3.5.- DIABETES MELLITUS
La diabetes es la enfermedad endocrino-metabólica más frecuentemente asociada con impotencia. La incidencia en el enfermo diabético es muy alta (35- 50%) y ocurre a edad más temprana que en la población general, incrementándose desde el 15% a los 30-34 años hasta un 55% a los 60 años. (Sáenz de Tejada et al, 1997) En diferentes reportes a impotencia se presenta en 25% de diabéticos juveniles y en casi 75% de pacientes mayores. ( E Tanagho, Emili; McAninchJackW, 2001) En el MMAS la probabilidad de impotencia incompleta en hombres diabéticos tratados era del 25% en comparación con el 9% encontrada en no diabéticos de la misma edad (Sáenz de Tejada et al, 1997). La dosis y duración de insulina parece no tener relación alguna con la disfunción sexual.(Tanagho, Emili; McAninchJackW, 2001) La disfunción eréctil puede comenzar en distintos momentos del curso de la diabetes. Puede ser de aparición temprana y en ocasiones es un síntoma que lleva al diagnóstico de diabetes. La disfunción eréctil suele ser comienzo insidioso, gradual, con descenso de la rigidez y con menor capacidad para mantener la erección. Las erecciones asociadas al sueño con movimientos oculares rápidos también son anormales. A pesar de la falta de erección la persistencia de la libido es característica en el paciente diabético. El porcentaje de diabéticos impotentes de origen psicológico es igual al de la población en general. Además debemos considerar que los pacientes diabéticos constituyen una población de alto riesgo frente a las impotencias de causa medicamentosa (antihipertensiva, hipolipemiantes, etc). La vasculopatía y neuropatía son complicaciones comunes en el paciente diabético. Por este motivo, en diabéticos suele ser de origen múltiple:Alteración de la vasodilatación endotelio-dependiente.Insuficiencia arterial cavernosa por lesiones de arterias de pequeño calibre.Fracaso del mecanismo veno-oclusivo por fibrosis y pérdida de la elasticidad de las trabéculas sinusoidales del cuerpo cavernoso, lo que conlleva un fracaso veno- oclusivo.Polineuropatía periférica Esta neuropatía autónoma peneana puede jugar un papel muy importante en la fisiopatología de la impotencia en pacientes diabéticos. (Saenz de Tejada 3.6.- ALTERACIONES HORMONALES
Las alteraciones hormonales pueden provocar disfunción eréctil, especialmente las alteraciones del eje hipófisis-gonadal, el aumento de prolactina o la disminución de testosterona. Otras alteraciones como el hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal o aumento de glucocorticoides también pueden favorecer dichas disfunciones. Los tumores hipotálamo- hipofisiarios pueden provocar efectos por compresión, destrucción de la hipófisis o aumento de la prolactina, que causan disminución de las gonadotropinas e hipogonadismo secundario. El aumento de prolactina puede crear problemas de erección incluso cuando los niveles de testosterona son normales. El hipogonadismo se puede definir por niveles de testosterona disminuidos, por debajo del límite de normalidad e los adultos sanos. Sobre lo que no hay acuerdo en cuál es el límite inferior de la normalidad o a partir de que concentración de testosterona se altera la función eréctil. Habitualmente la disminución de la libido y la incapacidad eréctil a menudo se corrigen con tratamiento hormonal con andrógenos. La disfunción eréctil se ajusta perfectamente dentro de los alcances de la definición universalmente aceptada, como la dificultad para lograr o mantener una erección adecuada que permita una penetración satisfactoria para ambos miembros de la pareja. La realización de un episodio coital, con una penetración adecuada a los parámetros que hemos definido, indica normalidad, mientras que la repetición posterior de este acto hace a la performance de cada individuo. Luego de la eyaculación sobreviene la detumescencia del pene y con ella la necesidad de un período de reposo psicofísico, placentero y necesario en el varón, llamado período refractario en el cual no es posible alcanzar una nueva erección menos aun si el hombre es sobre-estimulado por una pareja sexual que continua en período de mesetaexcitatoria irresuelta, por no haber logrado oportunamente su orgasmo. Este período refractario varía en cada hombre, dependiendo de la edad, de su estado de relajación y de la intensidad del estímulo sexual que despierta en él su pareja. De esta forma, en los gerontes (adulto mayor) un período refractario aun mayor de 24 horas puede ser normal (Mazza, 1997). Al clasificar una disfunción eréctil, no nos referimos a episodios aislados de fracaso, sino a los casos en que ésta es la situación más frecuente aproximadamente hay fracasos en 7 u 8 de cada 10 intentos o el 25% de sus episodios sexuales. Para clasificar la disfunción eréctil se diferencian dos tipos según la causa en orgánica y funcional o psicógena, pudiendo ambas ser primaria o secundaria. La disfunción eréctil psicógena o funcional es más frecuente durante la juventud y la orgánica durante la madurez. La disfunción eréctil psicógena puede ser primaria al manifestarse desde el comienzo de la vida sexual, o secundaria al aparecer a lo largo de aquella, luego de un período variable de prácticas normales ( Surridge, 1983) La disfunción eréctil psicógena primaria responden entre otros a factores relacionados con el desarrollo de la personalidad, experiencias infantiles afectadas por la culpa o el miedo o aun la ignorancia acerca de la sexualidad. Este tipo de disfunción eréctil es quizás la que se vivencia con mayor dramatismo, marcando en ocasiones el futuro del paciente con un estilo de vida evitativo o distorsionado de la sexualidad, o aun con conductas de marcados rasgos psicóticos, si no reciben en el tiempo adecuado la ayuda profesional idónea. (Feldman, Goldstein, Hatzichristou, 1994 ) La disfunción eréctil psicógena secundaria presenta una tendencia de crecimiento alarmante. Podríamos definirla como una de las enfermedades de la cultura occidental o de las sociedades de consumo. En personalidad inestable, un medio ambiente hostil y una pareja conflictiva son factores que constituyen una carga demasiado pesada para esa psiquis. La consecuencia es la elevación de niveles de ansiedad inadecuados para un desempeño sexual normal, lo que da lugar a que la erección no se lleve a cabo o que desaparezca en el momento mismo de la penetración, originando así más angustia, frustración, enojo, tristeza y en suma mayor ansiedad. Muchas disfunciones eréctiles psicógena secundarias generan cuadros de depresión o son consecuencia de ellos. ( Feldman, 1994 ) La disfunción eréctil orgánica:diversos procesos patológicos pueden alterar la función eréctil. La erección es un proceso psicofisiológico complejo que se genera en el sistema nervioso central y se manifiesta con una respuesta mecánica neurovascular en la cual los cuerpos cavernosos del pene se ingurgitan de sangre, generándose dentro de ellos presiones superiores a la arterial sistólica. Eso los transforma en cilindros rígidamente alineados que le confieren al pene la posibilidad de penetrar la vagina varias veces durante el coito. Un sistema de estas características presenta una variable vulnerabilidad ante un espectro diverso de noxas que pueden alterarlo en los distintos niveles tisulares en los que transcurren, enfermedades del sistema nervioso, circulatorio periférico, glándulas de secreción interna, tejido eréctil, enfermedades metabólicas, iatrogenias, medicamentosa y toxicas. (Mazza, 1997) La existencia de factores orgánicos que motiven la disfunción eréctil no exime de la asociación de otros factores inhibitorios psíquicos agregados, resultando en estos casos lo que se conoce como Disfunción eréctil mixta (Mazza, 1997). La disfunción eréctil es un padecimiento de alta prevalencia, por lo que debe realizarse un enfoque proactivo para su investigación ya que puede ser el síntoma inicial de padecimientos que atenten contra la esperanza de vida de los pacientes y porque sin duda afecta la calidad de vida del que lo padece y de su pareja. (Mazza, 1997). De hecho un reporte reciente mostró que el 68% de los pacientes con disfunción eréctil de 18 o más años de edad presentan al menos un diagnóstico de comorbilidad como hipertensión, hiperlipidemia, diabetes o depresión, y la investigación sugiere que la disfunción eréctil puede ser un indicador temprano de enfermedad vascular sistémica.(Jackson,2005). La historia clínica es la piedra angular del diagnóstico y evaluación inicial de estos pacientes. En la mayoría de los pacientes bastará la historia clínica, el examen físico y estudios de laboratorios básicos. El uso de cuestionarios como el Índice Internacional de Función Eréctil (IIFE) es útil para la obtención de información y también para comparar resultado de algún tratamiento,( Mazza,1997) ya que evalúa los dominios relevantes de la función sexual masculina ( función eréctil, función orgásmica, deseo sexual, satisfacción coital y satisfacción general) es psicométrico, sensible y específico para detectar cambios relacionados en pacientes con disfunción eréctil; ideal para investigaciones científicas.(Sadovsky, 2001). El Tratamiento de la disfunción eréctil : ha de estar dirigido a la etiología siempre que sea posible y no sólo al tratamiento de los síntomas. Si la causa de DE se atribuye a enfermedad orgánica crónica se buscará un buen control de la enfermedad además de insistir en la modificación de factores de riesgo ( Wespes, 2005 ). En algunos casos la modificación de estilos de vida, los cambios en el uso de determinados fármacos o el abandono del consumo de sustancias puede suponer la solución de la DE, la actuación sobre factores de riesgo se puede realizar de manera previa o al mismo tiempo que se usan fármacos destinados a tratar la DE. La disponibilidad de fármacos que tratan con éxito la DE no quiere decir que exista un tratamiento curativo. Sin embargo si que podemos hablar de posible curación cuando la DE se debe a causa psicógena, cuando esta ocasionada por lesiones traumáticas arteriales en varones jóvenes y en algunos casos de etiología endocrinológica. La deficiencia de testosterona puede estar ocasionada por insuficiencia testicular o por casos hipotálamo/hipofisaria, es conveniente que sea tratado por endocrinólogo. En los casos en los que se han excluidos otras causas endocrinológicas de insuficiencia testicular se puede recurrir al tratamiento sustitutivo con testosterona, su uso está contraindicado en pacientes con historia de cáncer de próstata o con síntomas prostatismo, la prescripción de andrógenos debe ir acompañada de seguimiento para detectar precozmente la aparición de problemas de próstata o hígado. El tratamiento con testosterona puede mejorar la respuesta eréctil al provocar dilatación arterial de los cuerpos cavernosos pero no es efectivo en todos los casos (Wespes, Los pacientes jóvenes con DE y antecedentes de traumatismo perineal o pélvico se pueden beneficiar del tratamiento de revascularización siempre que la lesión traumática esté localizada, sea reconocible por arteriografía y que el resto del árbol vascular esté sano, durante los últimos años se han propuesto un gran número de fármacos de uso oral para tratar la disfunción eréctil, siendo este el tratamiento de primera línea. Entre ellos encontramos los Medicamentos de acción central: Agonista dopaminérgicos como la Apomorfina (UPRIMA) sublingual. Su acción farmacológica se ejerce sobre los receptores de dopamina D1 y D2 en áreas del mesencéfalo y del hipotálamo, particularmente en los núcleos paraventriculares, que están involucrados en la mediación de la erección del pene. La formulación sublingual de la Apomorfina permite que la misma sea absorbida rápidamente, alcanzando concentraciones plasmáticas máximas en 40 a 60 minutos. El promedio de duración de la eliminación es de 3 horas, lo que permite que la droga sea utilizada cada 8 horas. Los eventos adversos más comunes fueron náuseas (6.8%) cefaleas (6.7%) y mareos (4.4%) . La administración repetida de esta medicación parece que mejora los índices de éxito, sin embargo, la utilización de la Apomorfina está hoy limitada a pacientes de disfunción eréctil psicógena o de disfunción eréctil orgánica leve (Mazza, 1997). Medicamentos de acción periférica: Inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5) como el a) Sildenafil es un inhibidor selectivo y específico de la (PDE5) una isoenzima predominante en el cuerpo cavernoso del pene que hidroliza la enzima guanosinmonofosfato (GMPc) en el tejido cavernoso del pene, convirtiéndola en GMP incrementándolo lo que induce relajación de la musculatura cavernosa y vascular con la consiguiente vasodilatación y erección del pene. Producto lanzado en 1998, se ha mostrado eficaz y bien tolerado en el tratamiento de hombres que padecen disfunción eréctil de diversas etiologías. Los eventos adversos más frecuentemente informados son cefaleas (del 7 al 25%), de rubor facial ( del 7al 34%), congestión nasal (del 4 al 19%) dispepsia (del 1 al 11%) y alteraciones visuales (del 1 al 6%) .(Sadovsky, 2001). La seguridad cardiovascular de sildenafil ha sido comprobada por innumerables estudios. Su utilización en hombres que padecen de enfermedades coronarias serias no provocó ni aumento de la sobrecarga cardíaca ni ninguna alteración hemodinámica en individuos hipertensos o que padecen de insuficiencia congestiva (Arruda, 2002). Los efectos agudos del sildenafil sobre la presión arterial y frecuencia cardíaca en pacientes bajo tratamiento con distintas clases de antihipertensivos, en mono o multiterapia, no fueron clínicamente significativos. La contraindicación absoluta del uso del sildenafil se restringe a pacientes que utilizan drogas que liberan óxido nitrico (nitratos). (Zusman, 2000). El Taladafil también es un inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5). Al contrario del sildenafil su absorción no sufre interferencia con los alimentos ni con la ingestión concomitante de alcohol y ha sido bien tolerado en pacientes con disfunción eréctil de diversas etiologías mostrando una eficacia de 45.6% al 70.2%.(Padma, 2001). Los eventos adversos que se han informado con mayor frecuencia son cefalea (23%), dispepsia (11%), lumbalgia (4.7%) y mialgias (4.1%). ( Porst, 2002.) Vardenafilo (Levitra) inhibidor de la fosfodiesteresa tipo 5, efectivo a los 30 minutos en presencia de estimulación sexual, las comidas con alto contenido graso pueden hacer que disminuya su absorción. Sus propiedades farmacocinéticas y vida media son similares al sildenafil (4 horas aproximadamente). Se presenta en comprimidos de 5, 10 y 20 mg, la dosis de comienzo se establece en 10 mg y se adapta en función de resultados y efectos secundarios tales como : cefalea (6.3%), eritema (2.7%), Trastornos gastrointestinales (2.2%), y congestión nasal (1%) (Setter, Fincham, Campbell, Baker, 2005). Ha demostrado su utilidad frente a placebo en los casos de DE en pacientes diabéticos y sometidos a prostatectomía radical. Además de los fármacos se utiliza el dispositivo de vacío que genera una presión negativa que atrae la sangre venosa al pene, se mantiene la erección mediante una banda externa que se coloca en la base del pene para retener el flujo. No debe de usarse más de 30 minutos en cada ocasión. Es un dispositivo que se acepta mejor en personas mayores con pareja estable. Los efectos adversos que presenta son dolor en el pene con sensación de adormecimiento y retraso en la eyaculación (Fazio, Brock,2004). Algunos de los pacientes que fracasan en el tratamiento con medicamentos orales tienen factores psicogénicos predominantes que no se resuelven con la terapia farmacológica. Una alternativa es combinar o iniciar la terapia sexual con los pacientes que hayan fracasado con la terapia oral (Leiblum,2002). Como tratamiento de segunda línea tenemos: la terapia intracavernosa: para este tratamiento el alprostadilo (prostaglandina E1) ha demostrado resultados significativos comparado con placebo (Spark,2005). La erección aparece a los 5-15 minutos en el 60-90% de los casos, la duración depende de la dosis inyectada. Se recomienda usar entre 2.5 y 60 ug por inyección (Fazio,2004) se aconseja aplicar más de tres inyecciones semanales con un período mínimo de 24 horas entre inyecciones. Su uso está contraindicado en varones con hipersensibilidad al fármaco y en los casos de riesgo de priapismo (leucemia, mieloma múltiple, policitemia o trombocitopenia). Como efecto indeseable se puede presentar erección prolongada, dolor en el pene y fibrosis. ( Wespes, 2005). La dosis inicial de la inyección intracavernosa se debe aplicar bajo la supervisión directa de un profesional de la Terapia intrauretral: La prostaglandina E1 se puede administrar en su presentación semisólida para aplicación intrauretral, es una alternativa menos invasiva que la inyección, los ensayos clínicos ofrecen buenos resultados frente a placebo, no hay estudios que comparen resultados del alprostadilointrauretral frente al intracavernoso. Los efectos secundarios más frecuentes son la hipotensión y el dolor en el pene. No está comercializado en España, si en algunos países de Europa y en EE.UU. Tratamiento de tercera línea: Prótesis esta puede ser una solución en los pacientes en los que han fracasado las medidas anteriores. Existen dos tipos de prótesis una de ellas es inflable ( se utiliza en el 95% de los casos) y la otra con material maleable. Es un procedimiento invasivo, irreversible y con complicaciones como son la infección, la perforación del glande y los fallos mecánicos. Existen situaciones en las que es el único recurso terapéutico, como la DE secundaria a diabetes de larga evolución, donde la respuesta a inhibidores de fosfodiesterasa 5 (PDE5) y alprostadilo es nula o muy baja como la terapia intrauretral. CAPITULO III
MARCO METODOLÓGICO
CAPITULO III
MARCO METODOLÓGICO
En el presente capítulo se describe el tipo de estudio, población y muestra, métodos e instrumentos de recolección de datos, procedimiento para la recolección de la información, procedimiento para la validación y confiabilidad, plan de tabulación y análisis.
Tipo de Estudio.

Se realizará un estudio prospectivo descriptivo transversal-observacional de campo, ya que a través del mismo se explorará aspectos fundamentales de una realidad particular Población y Muestra.
En Anaco Edo. Anzoategui la Compañía Nacional Petrolera de China (C.N.P.C) L.T.D. Servicios de Venezuela se caracteriza por presentar el mayor número de Taladros Petroleros en total 12 cada taladro presenta una población de trabajadores de 36 hombres, distribuidos en tres turnos de 8horas diarias más el grupo que cubre el descanso (días libres) de cada cuadrilla ; según el modelo matemático de población finita (n= Z &/2 x p x q x N / E (N-1)+Z &/2 x p x q) para un nivel de confiabilidad del 95% y un error de muestreo de +/- 3% se tomaran al azar una muestra de 241 trabajadores de taladros petroleros que corresponde a la visita de 07 taladros de la C.N.P.C. Métodos e Instrumentos de Recolección de Datos.
Para obtener la información se utilizará la técnica de cuestionario, en su modalidad encuesta, con preguntas cerradas y abiertas, conformado por 27 items, distribuidos en un apéndice A con 12 preguntas socioeconómicas y 15 preguntas que corresponden al Índice de Internacional de la Función eréctil (IIEF) Es un instrumento breve, psicométricamente válido, multidimencional y autoadministrada para la valoración clínica de la disfunción eréctil y su severidad. Está compuesto por 15 preguntas que tienen una escala tipo likert, unas veces de frecuencia, otras de intensidad, y otras de satisfacción, evaluando cinco dominios de la función sexual masculina: Dominio función eréctil (6 preguntas, de la 1 a la 5 y la 15) La puntuación oscila entre 1-30. Dominio función orgásmica (2 preguntas, pregunta 9 y 10). Rango de puntuación: 0-10. A menor puntuación, mayor disfunción. Dominio deseo sexual (2 preguntas, preguntas 11 y 12). Rango de puntuación: 2-10. A menor puntuación, mayor disfunción. Dominio satisfacción en la relación sexual (3 preguntas, preguntas 6,7 y 8). Rango de puntuación: 0-15. A menor puntuación, mayor insatisfacción. Dominio satisfacción global (2 preguntas, preguntas 13 y 14). Rango de puntuación: 2-10. A menor puntuación, mayor insatisfacción. Cada pregunta tiene una puntuación de O a 5 para las diez primeras y de 1 a 5 para las cinco últimas. Podemos valorar cada dominio a través de la puntuación obtenida en ellos. Así, por ejemplo, el dominio de la función eréctil permite detectar la presencia o ausencia de disfunción eréctil y clasificarla en diferentes grados atendiendo a su severidad: Severa de 6- 10, moderada de 11 a 16, leve de 17 a 25 y sin disfunción eréctil de 26 a 30, el cual será aplicado a la muestra para recabar los datos. (R.C. Rosen, A. Riley, et al 1997) Procedimiento para la Recolección de Información.
La recolección de la información estuvo sustentada en el cumplimiento de las siguientes Se le Informó a las autoridades ( C. N. P. C. ) sobre el propósito de la investigación y se nos aprobó el permiso para visitar los taladros petroleros correspondientes. Visitamos a los diferentes taladros petroleros escogidos al azar. Se realizó la aplicación del instrumento previa charla informativa a los trabajadores Procedimiento para la Validación y Confiabilidad.
Para la validación del instrumento, se aplicó la prueba piloto a una pequeña porción de la muestra seleccionada, lo que permitió realizar las correcciones y ajustes a las preguntas del cuestionario para su aplicación. Plan de Tabulación y Análisis.
La tabulación se presentará a través de tablas de distribución porcentual, hechas de forma manual, aplicada a cada ítem del instrumento; los resultados fueron analizados estadísticamente y se elaboraron las conclusiones y recomendaciones finales.




PRESENTACIÓN Y ANALISIS DE
RESULTADOS


Gráfico Nº 1 Distribución de frecuencia de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010 RESULTADOS Gráfico Nº1 Al evaluar la población de 241 trabajadores de taladros petroleros se observa que el 44% presenta disfunción eréctil con un 20% DE moderada, 18%DE leve y 6% DE severa. Cuadro Nº2 Distribución de frecuencia de Grupos etarios según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010 Grados de disfunción eréctil
DE Moderad
DE Severa
RESULTADOS cuadro Nº 2 Se observa que del total de 241 trabajadores de taladros petroleros presentaban la edad promedio de 37 años con edad mínima de 20 años aunque el grupo etario que prevalece es 30-34 años presentando 14%DE con 5% DE leve, 8%DE moderada 1%DE severa; así como el grupo etario que presenta mayor porcentaje de DE severa con 3% es de 50-54 años.


Grafico Nº 3 Distribución de frecuencia de la raza según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010 RESULTADOS Gráfico Nº3 La raza que prevalece en la muestra de 241 trabajadores de taladros petroleros es la raza mestiza así mismo presenta el mayor índice de DE con 19% de los cuales el 12% presentó DE moderada, la raza hispana presentó 8%DE leve y las razas blanca, hispana, y mestiza presentan igual incidencia de DE severa con un 2%. Distribución de frecuencia del estado civil según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010. RESULTADOS Gráfico Nº4 El estado civil entre los 241 trabajadores de taladros petroleros que prevalece es el casado con el 43% de los cuales el 10% presenta DE leve, 11%DE moderada y el mayor porcentaje con DE severa correspondiente al 3%. El estado civil que predomina sin DE es el concubino con 25%.



Grafico Nº 5
Distribución de frecuencia de la escolaridad según grados de disfunción eréctil en
trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010.


RESULTADOS Gráfico Nº 5 El grado de escolaridad que prevalece entre los 241 trabajadores de taladros petroleros es secundaria con el 37% con un 27% sin DE , sin embargo el grupo que prevalece con DE es el de Primaria con un 16% de los cuales el 9% presenta DE moderada, y tienen el mayor porcentaje de DE severa 3%, así mismo el grupo que prevalece con DE leve 10% es técnica.


Grafico Nº 6 Distribución de frecuencia de la ocupación según los grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros de Anaco 2010. OBRERO ENCUELLADOR OBRERO - PERFORADOR
RESULTADOS Gráfico Nº6 La ocupación que prevalece en la muestra de 241 trabajadores de taladros petroleros es la de Obrero con 33% sin DE y el 23% presenta algún grado de disfunción eréctil de los cuales el 14% presenta DE leve, pero los Encuelladores presentan 8% DE moderada, y tanto el obrero como el perforador presentan 2% de DE severa.


Grafico Nº 7 Distribución de frecuencia del número de hijos según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros en Anaco 2010 RESULTADOS Gráfico Nº 7 El 45% de los 241 trabajadores de taladros petroleros presentan de 2-3 hijos con un 22% de algún grado de DE, de los cuales el 10% presenta DE leve, 9% DE moderada y 3% DE severa.
Cuadro Nº8
Distribución de frecuencia del tipo de vivienda según grados de disfunción eréctil en
trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010
  
RESULTADOS Cuadro Nº8 El tipo de vivienda que prevalece entre los 241 trabajadores de taladros petroleros es la Urbana con un 52% de los cuales el 10% presenta DE leve, 4% DE severa, el 33% tienen vivienda rural de los cuales el 9% presenta DE moderada. Cuadro Nº9 Distribución de frecuencia de Ingresos económicos según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010 Grados de disfunción eréctil
Ingresos
económicos
106 44 41 17 48 20 15 6 210 87
> 400 Bsf
29 12 2 1 0 0 0 0 31 13
RESULTADOS cuadro Nº9 El 87% de los 241 trabajadores de taladros petroleros presentan un ingreso económico semanal de 300-400 Bsf con el 43% presentando algún grado de DEde los cuales el 17% presenta DE leve, 20% DE moderada, 6% DE severa. Distribución de frecuencia de los hábitos tóxicos según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros en Anaco 2010 Grados de disfunción eréctil
Hábitos
Tóxicos
Moderada
Tabáquicos
12 5 151 62
55 23 23 10
120 50 40 17
10 4 214 89
4 2 5 2 27 11
RESULTADOS cuadro Nº10 El 27% de los trabajadores de taladros petroleros presentan hábitos tabáquicos de los cuales el 16% presentan DE moderada, 8% DE leve, 5% DE severa. El 89% de los trabajadores de taladros petroleros presentan hábitos alcohólicos con algún grado de DE por lo que observamos 18% con DE moderada, 17% DE leve, 4% DE severa. Grafico Nº 11 Distribución de frecuencia de enfermedades asociadas con los grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros de Anaco 2010 MODERADA
18% 42% 32% 5% 3%
RESULTADOS cuadro Nº11

Los 241 trabajadores de taladros petroleros presentan las siguientes enfermedades asociadas
18% hipertensión, 42% dislipidemia, 32% Diabetes, 5%Depresión y con todas presentan algún
grado de DE observándose 11% DE moderada con Dislipidemia, 10% DE leve con
Dislipidemia, 2% DE severa con dislipidemia además se muestra que un 3%de la población
total no presentó ninguna enfermedad asociada pero si presentaron 2% DE severa.
Distribución de frecuencia del Consumo de medicamentos erectogenicos según grados de disfunción eréctil en trabajadores de taladros petroleros Anaco 2010 RESULTADOS cuadro Nº 12 De los 241 trabajadores de taladros petroleros que consumen medicamentos erectogénicos, el 8% que consume taladafil presenta DE moderada, el 4% que consume taladafil registra DE severa; el 60% que no consume medicamentos se registra un 44% sin DE, pero el 10% en éste mismo renglón si presenta DE leve, 5% DE moderada y 1% DE severa. Grafico Nº 13 Distribución de respuestas emitidas al indicador: Función Eréctil RESULTADOS cuadro Nº 13 PREGUNTA Nº 1: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que casi siempre o siempre podían tener la capacidad de lograr una erección durante la actividad sexual. PREGUNTA Nº 2: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que casi siempre o siempre la erección fue lo suficientemente firme para la penetración. PREGUNTA Nº 3: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 33% respondió que casi siempre o siempre tenían la capacidad de penetrar (entrar) a su pareja. PREGUNTA Nº 4: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el56% respondió que más de la mitad de las veces podían tener la capacidad de mantener la erección después de la penetración. PREGUNTA Nº 5: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que no tenían dificultad para mantener la erección para terminarla. Grafico Nº 14 Distribución de respuestas emitidas al indicador: Satisfacción en la relación sexual. RESULTADOS cuadro Nº 14: PREGUNTA Nº 6: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que durante las últimas 4 semanas intentaron tener de 7 a 10 veces relación sexual. PREGUNTA Nº 7: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que casi siempre o siempre fue satisfactorio tener relación sexual. PREGUNTA Nº 8: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que disfrutó bastante al tener relación sexual. Grafico N° 15: Distribución de respuestas emitidas al indicador: Función Orgásmica. RESULTADOS cuadro Nº 15: PREGUNTA Nº 9: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que casi siempre o siempre al tener estimulación o relación sexual eyaculó. PREGUNTA Nº 10: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que más de la mitad de la veces que tuvo estimulación o relación sexual se logró la sensación de orgasmo o clímax. Grafico N° 16 Distribución de respuestas emitidas al indicador: Deseo sexual RESULTADOS Gráfico Nº 16: PREGUNTA Nº 11: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que durante la últimas 4 semanas casi siempre o siempre han tenido deseo sexual. PREGUNTA Nº 12: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que el nivel de deseo sexual es muy elevado. Grafico N° 17: Distribución de respuestas emitidas al indicador: Satisfacción global P13 (56%) P14 (56%) P15 (50%) RESULTADOS cuadro Nº 17: PREGUNTA Nº 13: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que están muy satisfecho con su vida sexual en general. PREGUNTA Nº 14: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 56% respondió que están muy satisfecho con la relación sexual que tienen con su pareja. PREGUNTA Nº 15: De los 241 trabajadores de taladros petroleros encuestados el 50% respondió que tenían una alta confianza para poder lograr y mantener una erección. DISCUSION DE RESULTADOS
DISCUSION DE RESULTADOS
La población que se estudió fue de 241 trabajadores de taladros petroleros; dentro de la cual se encontró una prevalencia de disfunción eréctil del 44% con un 20% DE moderada, 18% DE leve y 6% DE severa; estos resultados 44% son superiores a los detectados en el estudio EDEM de España donde la prevalencia de DE era 12.1% y a la informada por Parazzini donde la prevalencia DE en mayores de 18 años era del 12.8% e inferior a la reportada en el estudio DENSA donde la prevalencia fue del 55.2% en Venezuela; es de hacer notar que estos estudios anteriores se realizaron en poblaciones de grupos etarios, profesiones y oficios diferentes a la vez, donde prevalece la DE leve, lo que puede estar haciendo la diferencia con nuestra investigación. La edad promedio fue de 37años y el 26% de la muestra se encontraba entre los 30-34 años de edad, de los cuales el 14% presentó disfunción eréctil con 5% DE leve, 8%DE moderada y 1%DE severa; si tomamos en cuenta el stress de su ocupación coincide con el 70% de los varones de menos de 35 años de edad que presentan una causa psicógena de disfunción sexual masculina, mientras que un 85% de los de más de 50 años tienen una disfunción eréctil orgánica.(Broderick Gregory A.1996). Se observó que el grupo etario que presentó mayor porcentaje de DE severa con 3% fue el de 50-54 años, lo que coincide con que la disfunción eréctil es una enfermedad edad-dependiente. Como se observa en el estudio Kinsey donde la prevalencia de DE era menor del 1% a los 19 años, 3% en menores de 40 años, 6.7% entre 45-55 años y 25% a los 75 años. La raza que prevalece en esta investigación es la mestiza representada por el 48% de la muestra y coincide con el mayor porcentaje de DE representado con el 19% de los cuales el 12% presenta DE moderada; el predominio de esta raza se explica por los orígenes de nuestro país donde resalta la mezcla de razas, por lo que no se observa una diferencia significativa entre razas con respecto a la prevalencia de DE. El estado civil que prevalece con el 43% es el casado, de los cuales el 10% presenta DE leve, 11% DE moderada y presenta el mayor porcentaje de DE severa igual al 3%; mientras que el estado civil concubino presenta el mayor porcentaje sin DE igual al 25%, lo que coincide con el estudio del Instituto de Sexualidad Humana de la UASD en 1998(ISH, 1998). El grado de escolaridad predominante en este grupo de estudio fue secundaria representado con el 37%, y es el nivel escolar que presenta el mayor porcentaje sin DE igual al 27%; sin embargo el nivel escolar de primaria fue el que presentó mayor índice de DE representado con el 16%, de los cuales el 9% presentó DE moderada y 3% DE severa ; se infiere que a menor nivel de escolaridad se busca menos ayuda por lo que prevalece el índice de DE a este nivel escolar.(ISH,1998) El 56% de la población de trabajadores está representada por los Obreros de taladro, de los cuales el 23% presenta algún grado de DE, es así como el 14% presenta DE leve, 7% DE moderada, y tanto el obrero como el perforador presentan el mayor porcentaje de DE severa igual al 2%; lo que nos indica la influencia del stress laboral en la vida de cada trabajador afectándola como un ser bio-psico-social. El 45% de los trabajadores presentan de 2-3 hijos de los cuales el 22% presenta algún grado de El tipo de vivienda que prevalece en este grupo de trabajadores es el urbano representado por el 52% de los cuales el 29% no presenta DE y el 10% presenta DE leve, 8% DE moderada, 4% El 87% de los trabajadores presenta ingresos económicos semanal de 300-400 bsf de los cuales el 44% presenta algún grado de DE. Es de hacer notar que muy pocas investigaciones han tomado en cuenta los factores socio demográficos por lo que es difícil comparar dichos resultados, pero aunque existe una diferencia esta no parece ser determinante como causa de DE, pero si se suman a una causa orgánica o psicógena de DE pueden llegar a convertirse en factores coadyuvantes para la DE. El 62% de los trabajadores presentó hábitos tabáquicos de ellos el 29% tuvo algún grado de DE. Jueneman y col en un estudio en perros demostró que el humo del cigarrillo provocaba DE al producir inhibición de la relajación del musculo liso arterial y trabecular además, el tabaco, se comporta amplificando los efectos de otros factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes, dislipidemia o edad (Dow JA1991) (McVary KT, Carrier S, 2001) Se ha demostrado, también, una reducción de flujo arterial y venoso en el pene de fumadores (Wespes E. 1992) y además, el tabaco parece ser un factor de riesgo independiente para el desarrollo de arteriosclerosis (Wespes E, Sattar A 1997). Parece ser que, una vez desarrollada la disfunción eréctil, la lesión vascular producida por el tabaco se mantiene aunque se abandone el hábito tabáquico.(Martins FE, Padma-Nathan H 1996) (Martini R. 2001). El 89% de los trabajadores presentaron hábitos alcohólicos, de los cuales el 39% presentó algún grado de DE; Master y Johnson indicaron que el alcohol era la segunda causa más frecuente de DE en sus pacientes. La incidencia de DE en el alcoholismo agudo es de 8-54%. El abuso de bebidas alcohólicas de cualquier tipo pueden ser causa de DE o agravarla.(Porst H.2002) En el estudio realizado por Wetterling et al. con 140 alcohólicos crónicos se valora la importancia del patrón de bebida y encuentra que es más frecuente la disfunción eréctil en los bebedores habituales importantes que en los ocasionales(Wetterling T, Veltrup C, 1999). El alcoholismo crónico puede provocar disfunción eréctil por diferentes mecanismos, el alcohol también tiene un efecto tóxico más directo. Por un lado el etanol y el acetilaldehido son tóxicos directos sobre las gónadas produciendo la inhibición de la LH en las células de Leydig del testículo, de las enzimas responsables de las hormonas sexuales y de la vitamina A, y por otro hay un efecto tóxico directo del etanol sobre hipófisis e hipotálamo y un aumento de estrógenos debido principalmente a un aumento de la conversión periférica. (Van Steenbergen El 18% de los 241 trabajadores presentaron antecedentes de hipertensión arterial, de los cuales el 8% presentó algún grado de DE, En estudios anatomo-patológicos del tejido eréctil de pacientes hipertensos, se ha podido observar un descenso del porcentaje de fibras musculares lisas y un aumento de fibrosis a nivel de los cuerpos cavernosos. (Saenz de Tejada et al, 1997).La erección es un fenómeno eminentemente vascular y por tanto lasenfermedades vasculares serian importantes factores de riesgo para la disfuncióneréctil. Cada vez son mayores las evidencias que sugieren que esto es así y paraalgunos autores podríamos incluso considerarla como un marcador de enfermedadcardiovascular oculta. (Lochmann A, Gallmetzer J.1996) (Solomon H, Man J, 2003) . Otra de las enfermedades asociadas a la DE encontrada en el 32% de los trabajadores fue la Diabetes observándose 5% DE leve , 1% de DE moderada y 1% de DE severa, esto es un porcentaje bastante bajo en comparación con las siguientes investigaciones donde observamos: La incidencia en el enfermo diabético es muy alta (35- 50%) y ocurre a edad más temprana que en la población general, incrementándose desde el 15% a los 30-34 años hasta un 55% a los 60 años. (Sáenz de Tejada et al, 1997) En diferentes reportes la impotencia se presenta en 25% de diabéticos juveniles y en casi 75% de pacientes mayores. ( E Tanagho, Emili; McAninchJackW, 2001) y como observamos en esta población tan solo el 7% del 32% de los diabéticos presenta algún grado de disfunción eréctil, por el tratamiento revelado en la encuesta para su diabetes, todos presentaron diabetes tipo 2 pudiera explicarse esta diferencia, porque puede ser que sean diabéticos desde hace menos de 5años. El 40% de los trabajadores petroleros toma algún tipo de medicamentos erectogenicos, de los cuales el 20% consume taladafil y de estos el 8% presentó DE moderada, 4% DE severa, 2% DE leve y 6% sin DE, así mismo se observó que el 60% de los trabajadores no consumían medicamentos erectogenicos, pero si presentaban 10% DE leve, 5% DE moderada y 1% DE severa; lo que nos muestra que estos medicamentos han sido consumidos por trabajadores que no lo ameritaban y no han sido consumido por el otro grupo que si lo ameritaba pero que tal vez por falta de conocimiento o vergüenza no han solicitado ayuda médica ni de otra índole. Con respecto a la evaluación de la función eréctil a través de test IIFE, el 44% presentó algún grado de DE, de los cuales el 18% presentó DE leve, 20% DE moderada y 6% DE severa; observándose que todos tuvieron actividad sexual durante las últimas cuatro semanas y 56% no presentó algún grado de DE. El 56% presentó satisfacción en la relación sexual, de los cuales el 56% intentó tener relación sexual de 7 a 10 veces y 6% casi nunca ó nunca tuvo relación sexual en las últimas cuatro semanas; el 18% disfrutó muchísimo la relación sexual y el 6% no disfrutó mucho la relación sexual, mientras que el 56% disfrutó bastante su relación sexual; así mismo el 56% presentó relación sexual satisfactoria casi siempre o siempre y el 6% casi nunca o nunca presento relación sexual satisfactoria. La función orgásmica en este grupo de trabajadores no se alcanzó en el 6% de los mismos, lo que coincide con Spector y Carey (1990) los cuales hallaron entre un 4-10% de hombres con problemas de anorgasmia, mientras que el 56% presentó orgasmo. El deseo sexual se presentó en el 56% de los trabajadores y el 6% no presentó deseo sexual, además el 20% presentó bajo deseo sexual en las últimas cuatro semanas un porcentaje de deseo hipoactivo que concuerda al informado en el DSM-III-R(1988) 20%. Según un estudio llevado a cabo por Segraves y Segraves (1991) el 45% habría padecido este problema y según Kaplan (1982) el 40%. La satisfacción global la presentaron el 56% de los trabajadores y el 6% no presentó satisfacción global en las últimas cuatro semanas, lo que se relaciona con el 6% que no alcanzó el orgasmo, y que presentó deseo sexual hipoactivo, por lo que se puede decir que la satisfacción global está asociada con relaciones sexuales de calidad, independientemente de la frecuencia del acto sexual. 1.- El 44% presentó DE con un 20% de DE moderada, 18% DE leve y 6% DE severa. 2.- El grupo etario que prevaleció fue de 30-34 años. 3.- La raza que prevaleció es la mestiza. 4.- El estado civil más frecuente fue el casado con el 43% . 5.- La ocupación más frecuente fue obrero de taladro con el 56%. 6.- El grupo en estudio se caracterizó por presentar 2-3 hijos. 7.- El 40% de los trabajadores petroleros tomó algún tipo de medicamentos erectogenicos,. • Estos pacientes deben ser informados sobre la necesidad de buscar ayuda médica especializada para tratar la disfunción eréctil • Modificar el estilo de vida, tomando en cuenta la actividad física, la dieta balanceada • Evitar los hábitos de riesgo como tabaco, alcoholismo, drogas. Estrés. • Investigar si los fármacos que está consumiendo por patologías crónicas como diabetes, hipertensión, cardiopatías y/o depresión pueden alterar su función sexual. • Debe evitar el uso de medicamentos erectogenicos sin prescripción médica. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
1. Acuña Alonso y Carlos Villalba 2000. Disfunción eréctil en Mayores de 40 años. SCU. 2. ArrudaOlson AM et al. 2002. Cardiovascular effects of sildenafil during exercise in men with known or probable coronary artery disease. JAMA: 287:719-725. 3. Barroso Javier et al. 2001. Prevalencia de disfunción erectile en hombres de 18 a 40 años en Mexico y factores de riesgo asociados. RevMexUrol, Vol. 15:254-261. 4. Brenot, Philippe H. 1994 Impuissance masculine, perspective historique. France, L'Espirit du temps. Ed The Upjohn Company, 30-37. 5. Broderick Gregory A. 1996. Farmacoterapia intracavernosa, Tratamiento de la respuesta erectile en el anciano. Clinicas de Nort. Vol. 1: 121-133. 6. I Consenso Latinoamericano de Disfución eréctil. Sociedad Latinoamericana para el estudio de la Impotencia y sexualidad 28-31 Agosto 2002 Costa do Sauípe Bahía Brasil (3) 17-22. 7. Grim, Jr., y Col. 1997 Los efectos a largo plazo en la función sexual de 5 drogas antihipertensivas y la higiene nutricional en el tratamiento de hombres y mujeres: Tratamiento del estudio de hipertensión leve. Hipertensión. 29:8. 8. Jackson G, Gillies H, Osterloh I. 2005 Pasado y futuro: una Actualización de 7 años de sildenafil. Int J ClinPract. 2005 Jun; 59 (6): 680-91. 9. Kaiser, Fran E. Sexualidad en el anciano. 1996 Clínicas de Urología de Norteamérica, 10. Lauman EO, Paik Ama, Raymond C.S. 1999. Sexual dysfunction in the United States: Prevalence and predictors. JAMA 281:537-44. 11. Leiblum SR. 2002. After sildenafil: Bridging the gap between Pharmacologic treatment and satisfying sexual relationships. J Clin Psychiatry, 2002; 63 (suppl. 5): 170-221. 12. Leriche A. J, Solesse de Gendre. 2000. Enquete sur la prevalence des troubles de l'erection et leurprise en chargechez des patients a risque suivisenconsulation de Medicine general. Progrs en Urologie. Vol 10 Nov supp N°5. 13. Martin-Morales A et al. 2001. Prevalence and independent risk factors for erectile dysfuntion in Spain: Results of the epidemiology of the male erectile dysfuntion study. J Urolog; 166: 569-575. 14. Mazza O, Zeller F. 1997. Tratamiento farmacológico de la disfunción erectile. Editorial Médica Panamericana Argentina (3): 25-27. 15. Morillo L. Oct. 1999 V Reunión de la Sociedad Latinoamericana para el estudio de la Impotencia (SLAI). 16. Morley JE. 1998. Impotence in older men. Hosp. Practice 23:139-42. 17. Parazzini F, Menchini FF, Bortoloti, AC, Chatenoud EC. 2000. Frequency and determinants of erectile dysfuntion in Italy. Europe Urology 37:43-9. 18. Padman-Nathan H et al. 2001. On demand IC351 (Cialis) enhancesd erectile function in patients con erectile dysfuntion. Int J. Import Res. 13:2-9. 19. Pineda Elia Beatriz, Luz de Alvarado, Eva y Hernandez de Canales, Francisca. 1994. "Metodología de la Investigación". 2da Ed. Serie Paltex para ejecutores de Programas de Salud, N°33. 20. Porst H. 2002 IC351 (Taladafil, Cialis): Update on clinical experience. Int J Import Res. 14 (1):s57s64. 21. Rosen RC Riley A, Wagner G. 1997 International Index of erectile Function (IIFE): A multidimensional scale for assessment of erectile dysfuntion. Urology; 49: 447453. 22. Rouvier. H. 1989. Compendio de Anatomía. 5ta Ed. España, Salvat, Pags 447-453. 23. II Reuniao de Consenso Brasileiro de DisfuncaoErécti, 2002. 24. Sadovsky et al. 2001 Three-year update of sildenafil citrate (Viagra) efficacy and safety. Int J ClinPract, 55 (2) : 115-28. 25. Saénz de Tejada et al, 1997. Erección, Eyaculación y sus trastornos. Fomento Salud, 26. Sharlip, Ira. 1998. Evaluación y tratamiento no quirúrgico de la disfunción eréctil. Clinícas de Urología de Norteamerica, Vol 4:701-714 27. Surridge D., Condra M., Morales A. 1983 Fenmore J. Psicogenicimpotence. New light onitscausation. Word JournalUrology; 18:223-238. 28. Taller de disfunción eréctil. XXI Congreso Senfyc, San Sebastian, Nov. 2001. 29. Tanagho, Emil; McAninch Jack W, 2001. Urología General Smith. 12va Ed. Mexico, DF. El Manual Moderno, Pags. 797-814. 30. Telöken Claudio. Noviembre 1998. Diagnóstico y Evolución de la disfunción eréctil. Simposio: Avances en el tratamiento de la disfunción eréctil. Cancún, Mexico. 31. Ugarte y Romano F, Barroso-Aguirre J. 2001. Prevalencia de disfunción eréctil en México y factores de riesgo asociados. RevMexUrol; 61:63-76. 32. Ugarte y Romano, Flores Machado. 1999. Disfunción eréctil. Sociedad Mexicana de Urología, Intersistemas, S.A. de CV., Mexico, DF. 33. Ventegodt S. 1988. Sex and the quality of life in Denmark. Arch Sex Behav. 27:295- 34. Walsh, Retik, Stamey, Vaughan, Campbell Urología. Tomo II, Cap. 31, 6ta Ed Buenos Aires Panamericana, 1994. Pags. 1263-1293. 35. Zusman RM et al. 2000. Effect of sildenafil citrate on blood pessure and Hera trate in men with erectile dysfunction taking concomitant antyhipertensive medication. J Hypertens: 118(12): 1865-9. 36. Down JA, Gluck RW, Golimbu M, Weinberg GI, Morales P. Nov 1991. Multiphasic diagnostic evaluation of arteriogenic, venogenic, and sinusoidogeni impotency. Value of noninvasive test compared with penile duplex ultrasonography. Urology; 38(5):402-7. 37. Mc Vary KT, Carrier S, Wessells H, Nov 2001; Subcommittee on Smoking end erectile Dysfuntion Socioeconomic Committee SMSONA. Smoking and erectile dysfuntion: evidence based analysis. J Urol; 166(5): 1624-32. 38. Wespes E, Moreira de Goes P, Shulman C. Nov 1992; Vascular impotence: Focal ordiffusepeniledisease. J Urol; 48(5): 1435-6. 39. Wespes E, Sattar A, Golzarian J, Wery D, Daoud N, Shulman C. May 1997: Corporeal veno-occlusive dysfuntion: predominantly intracavernous muscular pathology. J Urol; 157(5): 1678-80 40. Martin FE, Padman-Nathan H. 1996 Diffuse veno-occlusive dysfuntion: the underlying hemodynamic abnormality resulting in fairlure to respond to intracavernous pharmacotherapy. J Urol;156 (6): 1942-6 41. Martini R. Oct 2001. Klinefelters syndrome: diagnosis and treatment. Case report. Minerva Med 92(5): 385-92. 42. Wetterling T, Veltrup C, Driessen M, John U. Ay-Jun 1999. Drikingf pattern and alcohol related medical disoders. Alcohol; 34(3): 330-6. 43. Van Steenbergen W. 1993 Alcohol, liver cirrhosis in sex hormones metabolism. ActaClinBelg; 48(4): 269-83. 44. Lochmann A, Gallmetzer J, May 1996. Erectile dysfuntion of arterial origin as possible primary manifestation of atherosclerosis. Minerva Cardiolol., 44(5): 243-6. 45. Solomon H, Man J, Wierzbicki AS, O'Brien T, Jackson G. Mar 2003. Erectile dysfuntion: Cardiovascular risk and the role de the cardiologist. Mt J ClinPract; 57(2):96-9. 46. American PsychiatricAssociation (1998). Manual Diagnostico y Estadistico de los Trastornos Mentales revisado (DSM-III-R). Ed. Masson. Barcelona. 47. Spector, I.P y Carey, M.P. Aug 1990. Incidente and prevalence of the sexual dysfuntion. A critical review of the empirical literature. Archives of Sexual Behavior, Vol. 19(4):389-408.

Source: http://www.cidar.uneg.edu.ve/DB/bcuneg/EDOCS/TESIS/TESIS_POSTGRADO/ESPECIALIZACIONES/SALUD_OCUPACIONAL/TGERB53A382012BlascoSheila.pdf

andrologen.info2

PDE5-Inhibitoren 2010 Bewährte, neue und Phosphodiesterase-5 (PDE5)-Inhibitoren waren ursprünglich zur Behandlung kardiovaskulärer Krankheiten konzipiert worden. Ihre eigentliche Popularität verdanken sie aber ihrem Erfolg in der Behandlung von Männern mit erektiler Dysfunktion (ED). In den letzten Jahren haben sich PDE5-Inhibitoren über die Behandlung von ED-Patienten hinaus als vielseitiger anwendbar

Untitled

An evidence-based, Latin-American consensus ongastro-oesophageal reflux diseaseHenry Cohena, Joaquim Prado P. Moraes-Filhob, Maria Luisa Cafferatac,Giselle Tomassoc, Graciela Salisd, Oscar Gonza´leze, Jorge Valenzuelaf,Prateek Sharmag, Peter Malfertheinerh, David Armstrongi, Lars Lundellj,Rodolfo Cortik, Paulo Sakaib, Ivan Ceconellob and the Latin-AmericanGORD Consensus Group*